Skip to content

Campañas digitales para pequeñas empresas

campañas digitales

Está claro que el pequeño comercio no puede competir con las campañas digitales de las grandes cadenas comerciales, pero eso no quiere decir que la tienda de la esquina no pueda usar los medios digitales para crear su propia campaña. Es más: tu pequeño negocio tiene la obligación de hacerlo. La clave consiste en marcar tus objetivos previamente, y después diseñar un plan. Los objetivos deben ser factibles, y los resultados deben ser medibles.

Análisis previo de tu negocio

Antes de definir los objetivos de una campaña, se supone que ya has hecho un análisis de la situación. Es decir, ya sabes cuáles son tus puntos fuertes y tus puntos débiles. Las campañas digitales, al igual que las de otro tipo, deberían potenciar los puntos fuertes y buscar una solución para las carencias de cada negocio.

Supongamos, por ejemplo, que tu página web tiene poco tráfico. Esto es un punto débil, y de aquí puede surgir un objetivo. De hecho, mejorar el tráfico de la web es una de las primeras metas de las campañas digitales, al margen del tamaño del negocio.

Objetivos habituales de las campañas digitales

Cada negocio es distinto, y sus metas también lo son. Pero hay unos patrones que se repiten. Estos son las metas más habituales de una campaña digital.

  • Mejorar el tráfico. Se trata de una meta sencilla, que puedes abordar mediante un cálculo aproximado. Por ejemplo, puedes plantearte subir el nivel de tráfico un 15% en 6 meses. Las cifras pueden ser diferentes teniendo en cuenta las características específicas de cada negocio.
  • Potenciar la marca. Conseguir que más y más gente sepa quiénes somos y qué es lo que hacemos. En definitiva, se trata de darnos a conocer. Unir nuestra marca a nuestros productos y a nuestra actividad.
  • Optimizar el posicionamiento web. Queremos que nuestra empresa aparezca entre las primeras de la lista en una búsqueda de Google. Pero tampoco queremos gastar mucho dinero en anuncios, así que tendremos que mejorar este aspecto con una estrategia SEO. Es decir, seguir las directrices de Google a la hora de generar contenido relevante y de interés.
  • Aumentar el listado de clientes potenciales. Esta tarea consiste en generar una base de datos potente y actualizada de posibles usuarios futuros. Esta actividad se denomina lead generation. La más habitual consiste en recopilar direcciones de email. Aquí se valora la cantidad, pero también la calidad de las bases de datos.
  • Aumentar las ventas. Este es el objetivo que cualquier comerciante situaría en el primer lugar de la lista. Para llegar hasta aquí, sin embargo, lo habitual es haber cumplido previamente con los objetivos ya mencionados.

campañas digitales

Diseña un plan para tu campaña digital

Ya sabemos qué es lo que echamos en falta para nuestro negocio. Ya hemos marcado nuestros objetivos. El siguiente paso consiste en planificar una estrategia que se ajuste a cada una de nuestras metas, para obrar en consecuencia. Aquí va un resumen de las acciones más habituales de las campañas digitales.

  • Generar contenidos relevantes. Además del material visible en la web, quizá deberías publicar un blog con artículos interesantes relacionados con tu actividad. Esto es algo que Google agradece. Aquí es importante trabajar bien los textos, añadiendo las palabras clave – keywords – para que los motores de búsqueda sepan indexarlas correctamente, y así la gente pueda encontrarnos.
  • Crear los anuncios. Aquí incluimos desde un banner hasta los anuncios de Google Ads, o los de Facebook. La imagen debe ser la misma en todos los soportes, pero no necesariamente el contenido específico, ya que puede adaptarse a cada cliente objetivo o target, teniendo en cuenta el tipo de canal que hemos usado para llegar a él.
  • Envío de emails. Se supone que ya tenemos en marcha una base de datos de mayor o menor calidad, detalle que podemos descubrir mediante la tasa de apertura. Es decir: la diferencia entre mensajes enviados y los que han sido abiertos. Si envías 100 mensajes y se abren 10, tienes una tasa de apertura del 10%.
  • Gestionar las redes sociales. Aquí tienes una nueva ventana para llegar a tus posibles clientes.  Pero las redes sociales proporcionan también información sobre qué piensa la gente acerca de nuestra marca.
  • Seguimiento de resultados. En este aspecto, la tecnología digital es invencible. Ningún otro soporte nos aporta tanta información sobre nuestra actividad y sobre nuestros clientes. Podemos detectar los efectos de las campañas digitales comparando nuestras cifras antes y después de la campaña. ¿Hemos mejorado el tráfico? ¿Han aumentado las ventas? ¿Tenemos ya más clientes potenciales?

El presupuesto de una campaña digital

Una de las grandes ventajas de las campañas digitales consiste en su versatilidad. Podemos diseñar la campaña, hacerle el seguimiento, y modificarla sobre la marcha, a la luz de la información de los datos. Y además de versátil, una campaña digital es escalable. De hecho, la escalabilidad es una de las características fundamentales del marketing digital. En otras palabras: el presupuesto se adapta a objetivos concretos a corto y medio plazo, que se desarrollan por fases.

Por ejemplo, si tenemos un presupuesto que incluye anuncios, emails y generación de contenidos, lo primero que debes hacer es decidir las cantidades a pagar en cada apartado. Después, con el seguimiento de la campaña, puede ocurrir que uno de los factores marque la diferencia. En ese caso puedes, por ejemplo, aumentar o disminuir el presupuesto en anuncios Google, o detener ese gasto en cualquier momento. Y también podrías mantener el mismo presupuesto, pero cambiando sobre la marcha el reparto de la inversión para cada uno de los factores. Estas son las ventajas del marketing digital.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *