Skip to content

Las ventajas del pago digital en las pequeñas compras

ventajas del pago digital

Si has crecido en la era de internet y de las redes sociales, no hace falta que nadie venga a convencerte de las ventajas del pago digital en tus compras diarias, incluso en las más pequeñas. Los consumidores son cada vez más perezosos a la hora pagar en efectivo. ¿Quién quiere ponerse a contar monedas cuando puedes pagar con tarjeta, o con el móvil? Los pequeños comercios se han dado cuenta de que los tiempos han cambiado, y se están poniendo las pilas para no perder como clientes a los millenials y nativos digitales en general.

Control de pagos y seguridad

Las ventajas del pago digital son bastante obvias. Para empezar, el simple uso de las tarjetas bancarias ya supuso en su día un gran avance a la hora de gestionar la contabilidad personal. Además, una simple consulta a tu extracto te puede ayudar a gestionar tu agenda. Por ejemplo, si no recuerdas cuándo fue la última vez que te cortaste el pelo, puedes verificar en qué fecha hiciste tu pago digital en la peluquería.

En nuestro país todavía quedan algunos sectores, como la hostelería, que se resisten a abandonar el dinero en efectivo. Pero esta práctica también tiene los días contados. Y es que las autoridades europeas ya están obligando a los establecimientos a proporcionar una alternativa distinta al pago en efectivo en las consumiciones a partir de 30€. Esto es algo que sin duda beneficia al usuario, pero es que además el pago electrónico sirve para controlar el fraude fiscal en algunos sectores que todavía manejan mucho cash.

¿El ocaso del dinero en efectivo?

La tendencia hacia la extinción del dinero contante y sonante es imparable. En este campo, los países escandinavos siempre están en la vanguardia: Países como Noruega, Dinamarca y Suecia llevan varios años por esta senda, y ya en 2015 se publicaban las primeras noticias sobre mendigos con su propio lector de tarjeta. No es broma. En los países escandinavos, hasta las limosnas se pagan por medios digitales.

¿Hasta qué punto es exportable este modelo escandinavo de comportamiento? Desde luego en España hay diferencias culturales y sociales que nos mantienen lejos de los países más avanzados en lo que se refiere al pago electrónico. Pero todo eso está cambiando, en parte gracias al empujoncito de las autoridades Europeas. La tendencia general hacia la extinción del dinero en efectivo se demuestra también en la decisión de eliminar los billetes de 500 euros al finalizar 2018. No es calderilla precisamente, pero… Por algo se empieza.

ventajas del pago digital smartphone

El pago móvil mejora tu experiencia de cliente

Más allá del uso de tarjetas bancarias, PayPal o cualquier otro sistema de pago electrónico, la verdadera revolución llega por el lado de los aparatos. Nos estamos refiriendo, claro está, al smartphone. Las nuevas opciones de pago que ofrecen las aplicaciones móviles van a cambiar radicalmente la experiencia del usuario.

Desde hace ya varios años, las entidades bancarias han centrado sus energías en crear un nuevo modelo de banca digital, con una atención especial sobre los dispositivos móviles. El móvil es algo que siempre tenemos a mano. Los negocios y las marcas son conscientes de ello, y por eso van a hacer lo posible para llegar hasta ti. Por otro lado, desde el punto de vista del usuario, el uso del móvil está generando una nueva manera de interactuar con los comercios y las marcas. Vas a ver con naturalidad una oferta personalizada mientras revisas tu Facebook. Vas a tener a la marca hablando tu mismo idioma, intentando estar cerca de ti, para anticiparse a tus deseos. Si quieres saber más sobre los servicios de pago con móviles.

Más ventajas del pago digital: Seguridad y privacidad

La Unión Europea se toma muy en serio la seguridad jurídica de las transacciones electrónicas, y por eso se han puesto en marcha una serie de medidas para afianzar la seguridad de los consumidores. De este modo, las nuevas normativas van a reducir las pérdidas máximas que debe asumir el cliente en caso de ser víctima de un fraude. Concretamente, la cifra baja desde los 150 hasta los 50 euros. Y también se reduce el tiempo máximo de respuesta por parte de las entidades bancarias y financieras, que anteriormente era de dos meses, para pasar a sólo 15 días.

En cuanto a la privacidad de tus datos, todo depende de cuánto te importe lo que los comercios saben de ti. Y quien dice comercios dice entidades financieras o plataformas de pago que actúan como intermediarias. Una vez más, se trata de que el usuario decida en cada momento qué datos está dispuesto a ofrecer, y a cambio de qué. Si a pesar de todo las ventajas del pago digital no terminan de convencerte, lo mejor es que sigas pagando al contado mientras puedas. Pero recuerda que el máximo legal es de 2.500 euros.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *